Filed under ruta

29 de Septiembre. Alconchel de la Estrella

La última etapa de nuestra pequeña ruta nos llevó hasta Cuenca. El viernes teníamos previsto recorrer los alrededores de la central de Trillo en Guadalajara. Como desde ENRESA nos dijeron que la central no se podía visitar la idea era dar una vuelta por los alrededores pero la lluvia tan fuerte de ese día nos hizo cambiar de planes a mitad de la ruta. En lugar de ir hacia Trillo (Guadalajara) giramos hacia el sur y nos encaminamos a Cuenca.

Por el camino vimos que quedaba cerca la central de Zorita. Primera central que entro en funcionamiento en España y que hoy día se encuentra en proceso de desmantelamiento. En este reportaje del tristemente desaparecido “Soitu” se explica algo mas de este proceso y de lo que supone para la zona desde el punto de vista económico. Esta disyuntiva entre la mejora del nivel de vida y la posible preocupación por los riesgos se repite en la mayoría de los emplazamientos que hemos visitado. Desde Almaraz o Valdecaballeros a nuestro siguiente destino: Villar de Cañas, pueblo elegido para situar el futuro almacén temporal centralizado (ATC)

Visita y Actividades

Pasamos la noche en Villares del Saz a unos pocos kilometros de “Alconchel de la Estrella” donde teníamos previsto un taller. María y otra gente de la plataforma contra el ATC fueron en este caso los que nos ayudaron a organizar la actividad ( y nos trataron maravillosamente)

La charla no fue tal sino un diálogo en el que nosotros contamos nuestro proyecto, hablamos un poco de radiactividad, de contadores Geiger, y  los asistentes nos contaban su visión del proyecto del ATC , su preocupaciones y dudas.

Continue reading

25 Septiembre: Andújar

El Martes 25 de Septiembre llegábamos a Andújar, provincia de Jaén. Andújar fue la sede de la primera Fábrica de Uranio de España. La misma que alimentó al primer reactor de la JEN en los terrenos del actual CIEMAT en Madrid. El sitio donde se produjo un vertido que contaminó la tierra de la zona por muchos años. La tierra que se llevaron a la mina de “la haba”… Si ya hemos venido contando que la gestión de la cosa nuclear en la época del franquismo (y hasta en la democracia) ha dejado mucho que desear, el asunto de la fábrica de Uranio de Andújar sube un punto más de humillación hacia la población.

Como contaban los propios trabajadores, en los primeros años de funcionamiento no se respetaba ninguna medida básica de seguridad y se manipulaba el uranio como si fuera arena. Ni trajes de seguridad, ni descontaminación, ni dosímetros. Muchos de los que trabajaron allí han terminado muriendo de cáncer u otras enfermedades derivadas del contacto con el uranio. Pero además de este pasado sobre el que ya no podemos hacer nada, la vergüenza del presente es que nuestros jueces nunca han llegado a reconocer el origen laboral de tantas muertes y enfermedades. Muchos años de derrotas en los juzgados han hecho tirar la toalla a los que quedan y a las viudas de los que murieron.

En Ándujar no pudimos/supimos contactar previamente con nadie que nos ayudara en la organización de algún evento, así que nuestras tareas fueron conseguir algún contacto local, encontrar la fábrica y la mina y realizar mediciones por la zona.

La tarea del contacto fue más rápida de lo que esperamos. En uno de los bares del junto a la plaza del ayuntamiento uno de los camareros, además de cebarnos con comidas riquísimas, conocía muy bien la historia y se ofreció a organizarnos una excursión guiada por la antigua mina. Algo que esperamos hacer en las próximas semanas de octubre.

También nos indicó un par de zonas por donde podría ser interesante medir. Una tubería que llegaba desde la antigua fábrica hasta el río guadalquivir, y una presa a unos 12 km de la ciudad.

Fuimos al río y pese a nuestro empeño ( ver foto) Las mediciones se movían entre los 14-20 uSieverts/hora algo normal.

Por último quedaba localizar los terrenos de la antigua fábrica, hoy sepultada tras el desmantelamiento por parte de nuestros amigos de ENRESA

La zona se encuentra junto al pueblo, en una de las salidas hacia Jaén. No es fácil de ver porque “queda poco del remate de árboles autóctonos” y césped de Enresa. Hoy sólo se ven yerbajos secos que levantan alguna que otra mirada suspicaz en el pueblo.
Como era de esperar toda la zona se encuentra vallada y con advertencias de prohibido el paso (que obedecimos). De nuevo nada raro en las medidas alrededor pero sería interesante poder excavar unos centímetros y medir dentro.

Tras comprobar que la presa que nos habían indicado tenía un acceso algo difícil, decidimos tomar la carretera hacia Madrid para descansar un par de días antes de afrontar el bloque final del viaje: Guadalajara y Cuenca.

Lunes 24. Cementerio del Cabril o como ENRESA nos la jugó.

Hoy por fin una historia truculenta, con medias verdades, secretos y traiciones en la jornada de nuestra no-visita al Cabril.

El cementerio nuclear del Cabril

El cementerio del Cabril es el único almacén de residuos radiactivos que existe en España. Está autorizado para albergar residuos de hasta 300 años de duración. Su historia es algo turbia, ya que en su origen fue simplemente un vertedero de residuos radiactivos sin autorización que aprovechó una antigua mina. Es otra de las oscuras acciones de los años de la Junta Energética Nuclear en la época de Franco. Tengo pendiente escribir un articulo sobre el cementerio, pero los curiosos pueden ir a la wikipedia o a este  foro que tiene varias fotos .

A día de hoy es un lugar de almacenaje autorizado y gestionado por la empresa nacional de residuos radiactivos, es decir, nuestros amigos de ENRESA. Así que como lugar clave, decidimos incluirlo en nuestra ruta.

Toma transparencia

Aunque a mucha gente le sorprende, tanto ENRESA como varias gestoras de centrales nucleares tienen programas de visitas educativas con el objetivo de explicar su funcionamiento a escolares u otro tipo de visitantes. Si alguien tiene interés puede intentar contactar con ellos en http://www.enresa.es/nosotros/espacios_enresa

Pero cuidado, si empiezan a sospechar que en vez de inocentes escolares o frikis de la energía nuclear, albergáis algún tipo de inquietud crítica pueden suspender la visita, tal y como nos pasó a nosotros. La historia es breve:

Continue reading

Domingo 23: La haba

La Haba es un pequeño pueblo de unos 1000 habitantes localizado en la provincia de Badajoz, cerca de Villanueva de la Serena y de Don Benito. El motivo por el que terminamos allí es que este pequeño pueblo albergó una mina de uranio desde los años 60 hasta 1990. Pero no sólo eso, sino que a alguien se le ocurrió la idea de almacenar residuos allí antes de sellar la mina. Para mas información sobre este asunto consultar un post anterior junto con el documental de “el escarabajo verde”. Gracias a Jesús, de Ecologístas en acción de Villanueva de la Serena, pudimos organizar allí una charla, una visita a la mina y una primera actuación en la calle. Día completo.

La charla la montamos en la enorme casa de la cultura del pueblo y con ella teniamos dos objetivos. Primeramente formar a los asistentes en conceptos básicos sobre radiactividad: Qué es, cómo puede medirse, qué no es, qué beneficios y riesgos tiene y por qué creemos que es importante nuestra iniciativa de ciencia ciudadana aplicada a este sector. Además queríamos generar debate sobre las implicaciones de nuestro modo de vida y del uso de energía nuclear, cuyas consecuencias son tan duraderas en el tiempo. Tuvimos una asistencia aceptable para un domingo por la mañana, alrededor de 20 personas bastante participativas. Continue reading

Sábado 22: Madrid, Almaraz, Valdecaballeros, Don Benito.

Iniciamos el viaje desde Madrid con el objetivo de llegar a la central de Almaraz. Allí, Paca, Coordinadora de Ecologistas en Acción Extremadura, se había animado a acompañarnos al lago de refrigeración de la central.

De camino al “punto de encuentro” pasamos por la puerta de la central, y allí tuvimos la mala idea de pararnos a echar unas fotos y a estirar las piernas en nuestro primer destino. La seguridad no tardó en aparecer para echarnos de la puerta y ficharnos para el resto de nuestra estancia en el pueblo.

El pantano de Arrocampo es utilizado para refrigerar la central de Almaraz. Una central nuclear necesita refrigeración constante. Por eso miles de litros de agua pasan cada día por los reactores y por eso todas las centrales nucleares tienen siempre una buena masa de agua cerca.  El agua que viene de la central se separa del resto mediante un murito que sirve para que el agua del pantano no se caliente mucho. Además  junto a la presa, pudimos ver las enormes torres de refrigeración que enfrían el agua de forma que pueda ser vertida al Tajo. Sin embargo algo raro hay con la temperatura (o lo que sea) del agua y en Julio de este año aparecieron cientos de peces muertos

Continue reading