Lunes 24. Cementerio del Cabril o como ENRESA nos la jugó.

Hoy por fin una historia truculenta, con medias verdades, secretos y traiciones en la jornada de nuestra no-visita al Cabril.

El cementerio nuclear del Cabril

El cementerio del Cabril es el único almacén de residuos radiactivos que existe en España. Está autorizado para albergar residuos de hasta 300 años de duración. Su historia es algo turbia, ya que en su origen fue simplemente un vertedero de residuos radiactivos sin autorización que aprovechó una antigua mina. Es otra de las oscuras acciones de los años de la Junta Energética Nuclear en la época de Franco. Tengo pendiente escribir un articulo sobre el cementerio, pero los curiosos pueden ir a la wikipedia o a este  foro que tiene varias fotos .

A día de hoy es un lugar de almacenaje autorizado y gestionado por la empresa nacional de residuos radiactivos, es decir, nuestros amigos de ENRESA. Así que como lugar clave, decidimos incluirlo en nuestra ruta.

Toma transparencia

Aunque a mucha gente le sorprende, tanto ENRESA como varias gestoras de centrales nucleares tienen programas de visitas educativas con el objetivo de explicar su funcionamiento a escolares u otro tipo de visitantes. Si alguien tiene interés puede intentar contactar con ellos en http://www.enresa.es/nosotros/espacios_enresa

Pero cuidado, si empiezan a sospechar que en vez de inocentes escolares o frikis de la energía nuclear, albergáis algún tipo de inquietud crítica pueden suspender la visita, tal y como nos pasó a nosotros. La historia es breve:

  1. Con un mes de antelación contacté con la dirección de correo que ofrecen hablándoles sobre el proyecto y pidiendo que nos organizaran una visita y que nos dejasen medir en las instalaciones y realizar una pequeña actuación para los trabajadores del centro.
  2. Después de dos semanas sin respuesta llamé por teléfono y me dijeron que la gestión del correo estaba un poco en el limbo y que se les había pasado. Tras un intercambio de llamadas muy amablemente atendidas, acordamos una visita para el lunes 24 de Septiembre para 6 personas, pero con condiciones: sólo visita, nada de medir radiactividad dentro y nada de hacer cosas raras con lasers (por motivos de seguridad). ¡Y nos invitaban hasta a un aperitivo a medio día! Aceptamos, por supuesto.
  3. Sin mas novedades, planificamos la ruta, pero el Viernes 21 de Septiembre a las 8 de la mañana me despierta una llamada de alguien de ENRESA -con quien nunca había hablando antes- comunicándome que por “falta de tiempo” tienen que cancelar nuestra visita sin importar que estuviera acordada para el siguiente día laboral, y que lo tengamos todo listo inclida una furgoneta alquilada. Ya si eso nos llamarían mas adelante cuando tuvieran tiempo. Todo muy normal vamos.

A día de hoy no me han vuelto a contactar y mi teoría es la siguiente: el jueves 20 de Septiembre, empezaron a circular por periódicos de Extremadura informaciones sobre nuestra visita a “La Haba” donde Ecologistas en Acción aparecían como co-organizadores de la charla. Alguien relacionado con la política de comunicación de Enresa se enteró y automáticamente pasamos de ser un grupo de artistas raros con interés en lo radiactivo a unos pesados ecologistas. Por lo tanto, visita cancelada. Obviamente no tengo pruebas de que esto fuera así, pero por las formas y el trato recibido me cuadran bastante.

En fin, que toda la transparencia de ENRESA se evapora si piensan que les puedes tocar las narices. Lo triste es que en este caso ni siquiera era nuestra intención, porque nuestra visita al Cabril era puramente por curiosidad, para aprender, para medir los niveles de radiación ambiental y para poder grabar imágenes interesantes. Nada más.

La “visita”

Sea como fuere, nosotros ya teníamos la ruta planeada. Asi pues, como pillaba “de camino” al siguiente sitio, con visita o sin ella nos apetecía conocer el entorno y ver que podíamos sacar.

El Cabril se encuentra en el término municipal de “Hornachuelos”, provincia de Córdoba, y lo primero que hay que decir es que sorprende encontrar un almacén de residuos en un entorno natural tan bonito. El cementerio es realmente un lugar muy bien elegido, situado en la zona alta de una montaña, a una hora de camino de cualquier otro pueblo y practicamente invisible hasta que no estás dentro.

Llegamos a las puertas del recinto y sin traspasar ninguna señal de “prohibido …” aparcamos nuestra furgoneta. A los pocos segundos una voz nos preguntó desde el sistema de megafonía si queríamos algo y le dijimos que nada en especial, sólo ver la zona.  Minutos después vino un vigilante privado en coche, al que contamos que sólo queríamos hacer unas fotos a la zona fuera de la valla, a lo que no se opuso. Y poco después vino el jefe de seguridad de la planta a ver que narices hacíamos allí con tantas cámaras, incluyendo una que volaba. Este señor parecía bastante tenso y nos intentaba convencer de que no había nada que ver allí y de que el paraje natural no tenía ningún tipo de interés para nuestro documental.  Estuvimos un rato jugando al juego de las preguntas y las respuestas incompletas y después, pese a que estábamos en el campo y en nuestro derecho de grabar lo que nos diera la gana, no nos pareció buena idea hacer venir a la guardia civil encabronada desde el pueblo mas cercano (a una hora mas o menos) así que accedimos a irnos.

La carretera hacia Hornachuelos y Córdoba atraviesa el complejo que como decía, recuerda a un campamento secreto de película -uno de Dharma concretamente: montones de edificios extraños con aire de casa andaluza, un helicóptero, maquinaria, una chimenea… No pudimos parar en ningún momento porque los guardas nos escoltaron con un coche delante y otro detrás hasta dos kilómetros pasado el recinto. Como era de esperar las mediciones alrededor del lugar no pasaron de lo habitual al aire libre.

Tristes porque se nos escapó la posibilidad de visitar un lugar tan curioso, seguimos camino hacia Córdoba y Jaén, atravesando la preciosa sierra de Hornachuelos y su carretera con decenas de curvas y montones de animales salvajes casi al alcance de la mano.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>